29 de mayo de 2022

Radio Republicana

UNA PATADA A EUROPA EN LA ÚLTIMA PUÑALADA A RUSIA

Por Enriqueta de la Cruz, periodista y escritora

Europa ha quedado atrapada en la red que desde hace tiempo ha ido urdiendo la araña capitalista, anglo-norteamericana e imperialista a la vista de todos. La guerra de Ucrania está demostrando la absoluta debilidad ante el imperio de Alemania, en primer lugar, Francia y los demás países. España merece una mención aparte por su extrema nada que ya es, mientras se prepara para acoger una cumbre sin precedentes de la OTAN a finales de junio (en Madrid) que los demócratas ciudadanos por la civilización, la paz y la modernidad, viviremos como la más rastrera experiencia de la más extrema de las servidumbres.

La tremenda interdependencia de la globalización hace que los planes del imperio sean de facto una patada a la Unión Europea de paso que la ansiada última puñalada a Rusia, intentando descomponer tanto el desarrollo de la Federación como el de China, en marcha; sus posibilidades de nuevas relaciones en Europa, nuevos pasillos de mercancías, extracción de recursos, etc. Incluso con la vista puesta en el futuro deshielo de Ártico y las nuevas salidas al mar. La competencia pone nerviosos a los fanáticos del libre mercado. Nada nuevo bajo el sol porque esto siempre ha pasado; lo que predican y lo que hacen son dos cosas diametralmente distintas. Es decir, ley de oferta y demanda y democracia, cuando es a su favor y barreras, muros y dictados, injerencias en otros países, títeres a sueldo, censura y caza de brujas, golpes de Estado, etc. cuando los demás espabilan. En fin, analistas geopolíticos y estrategas de primer nivel, así como economistas hay que están poniendo de manifiesto todo lo que hay que saber si se quiere uno informar y no deformar con las versiones simplistas, infantiloides, absurdas…

            Hace ya la friolera de por lo menos 25 años, el analista Timothy Garton Ash advertía que EE.UU. ya no miraba a Europa como su prioridad, como su pagador, lo cual no implica que deje de tener en ella sus tentáculos, por supuesto. Ni tampoco implica qué fuera verdad salvo esta verdad: si el nuevo centro prioritario es Asia-Pacífico, si hay que evitar alianzas de terceros países con Rusia, dar el jaque mate a esta, si sobra mano de obra y población humana envejecida…: Europa debe debilitarse (nunca se hace otra cosa con una retaguardia que hacerla añicos, tierra quemada). Algunos podrían estar pensando en no liderar, en no financiar con sus carteras gordas (de dinero fiat o fiasco, pero vaselina al fin y al cabo) salvo al fascismo, pero, desde luego, nunca pensaron en que no les hagan el trabajo sucio… como estamos viendo…

            Aquello fue en el diario del grupo Prisa (que a la vista de cualquier curioso está de quién es desde el principio de los tiempos, como las adscripciones de sus oráculos; como fue el conformador principal de mentes para nuestra Transición diseñada en Langley y el cambio cultural y mental que llevaba implícito ser un país intervenido completamente por quienes nos impusieron las bases, Rota, el escudo antimisiles y más y nos metieron en la OTAN acabando con nuestra deseada neutralidad). Sería para otro capítulo el coste en vidas que ha tenido en España todo esto (reconversión y precariedad laboral y vital incluidas: drogas, mafias, lavados completos de cerebro, etc.).

Dando un salto en el tiempo y ante la nueva revolución sin precedentes que se inicia (la tecnológica) con sus cambios y nuevas demandas, ante el nuevo reparto del mundo inevitable pero no querido por quienes aspiran a quedarse con todo el pastel (aspiran a un mundo unipolar frente a la multipolaridad que se vislumbra) comprobamos con estupor la quiebra de Europa (provocada), la salida Brexit de “la vieja raposa” (así llamada por los críticos de su pragmática frialdad y avaricia sin medida, por ser la mano que mece la cuna desde su corona empañada por el nazismo y desde sus institutos de ingeniería social desde remotos tiempos), comprobamos el auge pretendido de nacionalismos y fronteras, de la extensión del individualismo, el aislamiento poblacional, etc. (para los experimentos de conducción de masas y obediencia, el Covid ha supuesto una herramienta perfecta).

Ya no interesa una sociedad de consumo en el sentido conocido que se extienda al desarrollo mayor de economías como la china, ni mucho menos al resto del mundo, el reparto de recursos, el desarrollo de África, de todos los continentes y países. Ya no interesa la democracia; se demoniza al adversario, estorba el pensamiento crítico, interesa el lobo, el delator, el corrupto, el salvaje violador en manada, la manada… Se extiende el chándal, la oficina en casa (el capitalismo se ha apropiado de nuestra fuerza de trabajo y de nuestras propiedades más elementales, del espacio íntimo, de la familia a través de la programación mental, el conductismo cultural, de la farmacología, el intento de hacernos enfermos mentales dependientes, convenciéndonos de que todos estamos tocados, etc… Y, por supuesto a través de la cooptación de sus gestores en el mundo que llevan aún el nombre de “políticos” de distintos partidos).

Hace rato que ocurrió Afganistán, el armar a Bin Laden, el radicalizar al mundo islámico, el enfrentar en ese continuo y asesino “divide y vencerás”; hace tiempo de la trampa de la diversidad, incluso tiempo de Siria y del desplazamiento, sí, del objetivo principal al control de Asia-Pacífico, sin olvidar el pretendido control de Latam, África, Oriente y Occidente, es decir, todo. Durante los últimos años, las campañas bélicas y la apertura de corredores de droga y miseria, las crisis de refugiados, los atentados en el corazón de países que deben ser aún más doblegados como los de Francia o España, la más reciente amenaza de Marruecos a España ofreciéndoles el oro y el moro (Sahara nunca resuelto, alianzas reforzadas, Israel como guardián entre el centeno…).

Por supuesto que el capitalismo ha penetrado en la antigua URSS (de eso se trataba, de corromper, pero pocos hablan del veneno, sino del envenenado…). Por supuesto que en China (hace tanto tiempo) también más de lo mismo. Por supuesto que China necesita la soja y depreda bosques y entra como el buenecito de la peli para hacer sus propios negocios y colonizar a su modo y tiene trabajadores 24 horas; que hay oligarcas hablándose e interesados en guerras de todos los colores. Como lo es que el clima sí se calentará pero de verdad con un pepinazo nuclear…Y ya no comeremos ni un filete, tranquilos, seremos pasto…

Es simplemente obvio que la lucha del proletariado que somos, de las gentes comunes y corrientes, es nuestra propia lucha, por otro mundo mejor para todos, con reparto, igualdad. Que las guerras quien no las quiere de ninguna manera, a quienes no les va en ellas nada, sino que son su carne de cañón, es al pueblo, a los trabajadores, a los parias, a los pobres, a los explotados… A nosotros. Pues claro.

Por supuesto que hay que gritar hasta que haya paz. Pero paz es también “OTAN no, bases fuera de España”. No se trata del discursito cursi de los que siempre, tan listos ellos, solo ven la paja en el ojo ajeno y simplifican tomándonos por absolutos imbéciles como si en Putin viéramos el socialismo de Lenin, la vuelta a la URSS o si solo fuera cosa de Putin y con ahorcarle como hicieron con Sadam H. se fueran a arreglar todos los males de la tierra, y alé, a esnifar Netflix y a otra cosa mariposa… No nos bastó con Couso en Irak. Con ver la tele yugoslava objetivo, blanco de la OTAN para entender el respeto que le tienen los amos a la libertad de expresión y a los que caen…, cuando el hippie de Javier Solana era su secre general, el bombardeo de Serbia… Lo olvidadizos que son los melifluos…

Y así hasta ahora mismo. Nadie esperaba el mazazo de una guerra, el fracaso anterior del diálogo que tarde o temprano tendrá que prosperar aunque ya no lo puedan ver los miles de muertos y tengamos que padecer las consecuencias del patriarcado del negocio de la muerte tantos pueblos… porque les da la gana, así de simple.

Nadie esperaba que entre todos los países, en España, nos salieran por donde nos han salido los incapaces dirigentes de esta olla podrida de mangantes impunes e inmunes. Les ha faltado tiempo para apuntarse a la foto de la muerte, de la guerra. Han puesto en evidencia que no tienen ni el mínimo de formación y delicadeza. Las comunicaciones infantiloides por redes sin ni siquiera una intervención institucional en los medios públicos (por otra parte tan llenos de miserables contenidos, de chorradas), para comunicar que han tomado unilateralmente la decisión de entrar en la guerra, enviar armas y, de paso, y de rondón, la decisión de que vivamos mucho peor para que ellos llenen más sus bolsillos y los de su prole. (Puertas giratorias que nunca les mancan en el trasiego sino que, por el contrario, hacen que les crezcan las manos de pedir; favores de ida y vuelta, capitalismo). Son los gestores del imperialismo, del capitalismo, no son nuestros representantes. Nadie les ha dado el voto para esto. No pueden actuar en nuestro nombre poniendo en juego nuestras vidas, decidiendo nuestra miseria (paro sobre paro, precariedad sobre precariedad), vendiendo al país completamente ya, poniéndolo en la diana como objetivo de guerra de primer orden.

Esto solo tiene una salida. Tenemos que pedir la dimisión en bloque, comenzar a decir “Basta”, no tragar más bolas, romper con este Régimen corrupto e iniciar la construcción de una República soberana.

No voy a comentar la desvergüenza de querer imponernos la versión de que algunos medios (los rusos, claro) son armas de guerra y los de aquí no porque moriría de risa solo deteniéndome a tomar en serio a estos títeres de intereses externos; a estos gestorcillos del capital. Tampoco comentaré en este artículo sobre el macartismo y la fobia y apartamiento del que no piensa igual, tantas cosas.

Tras la conducción del 15M perfectamente orquestada y la farsa de que con la ruptura del bipartidismo se iniciaría una nueva etapa progresista (que por lo visto incluía la entrada de la extrema derecha sin caretas en el circo), se va viendo el interés del Sistema por tener hasta a los comunistas dentro del Gobierno para que llegado el ahora (todo estaba muy medido) la calle no se moviera (al menos retrasarlo). Tras la absoluta certeza de que el Rey no pagará por sus “presuntos delitos”, ni nadie va a mover una pieza para que la oligarquía engorde y el pueblo pase hambre, ni nadie va a dimitir porque se haya declarado inconstitucional que nos hayan encerrado dos meses y multado y acojonado, en una gestión del Covid de pena, ni nadie pagará por la desatención de ancianos que han muerto peor que perros encerrados e indefensos en su agonía… Tras los intentos de amordazarnos y achicarnos, de aborregarnos hasta anular nuestra personalidad, tras la convivencia sin poner límites sino siendo convivientes de un fascismo financiado a escala planetaria pero aquí más robusto que nunca desde hace décadas… Tras y más tras… Se tiene que romper el cántaro. Tanto ir a la fuente… Son muchos viajes. Inevitable que la gente empiece a despertar de su programación mental.

La II Guerra Mundial trajo muchos cambios y movimientos fundamentales para la política, el arte, la cultura… La forma de pensar. Algunos fueron avances, otros experimentos, pero se ha podido vivir hasta ahora sin que nos asfixiaran del todo. Ahora han decidido con nuestro voto que padezcamos, que muramos, que sobramos, que seamos esclavos al extremo. Habrá que botarles de su zona de confort. Ya no hay socialistas o comunistas al mando. Hay principios o farsa. Hay dos bandos, como siempre: los que quieren explotarnos, los explotadores y los que vamos a explotar, pero en muy otro sentido. Y lo saben. Gobernar es responsabilidad. Si se hace con la etiqueta “progresista”: más.

La rebeldía prendió entonces frente al autoritarismo y el poder establecido tanto político como económico social, que fue cuestionado… Y aunque luego se manipulara y llegara el LSD y un “paz y amor” que les venía de rechupete y es primer progenitor del atontamiento y el conformarse de unos cuantos karma adictos, de todo se va aprendiendo. Ellos desde luego han aprendido mucho, pero no suficiente; también nosotros, el pueblo mayoritariamente hemos aprendido mucho, más que suficiente.            

PAZ, OTAN NO, NO ENVÍO DE ARMAS EN MI NOMBRE, LIBERTAD

Vía federacion.republicanos

Comparte esto

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cartel_promocion_asociacion_CUOTA_002-1.jpg
https://www.radiorepublicana.es/asociacion-cultural-de-amistad-con-radio-republicana/
A %d blogueros les gusta esto: