29 de mayo de 2022

Radio Republicana

‘Operación Ario’: desarticulada una organización neonazi clandestina que planeaba atentar contra políticos y fiscales

Revólver encontrado en la «Operación Ario». Autor y fuente: Policía Nacional

En el marco de la «Operación Ario», la Policía Nacional detuvo el pasado 28 de enero a siete personas presuntamente relacionadas con un grupo de ultraderecha en España relacionadas con el ataque al local de «Ponts d’Igualtat», una asociación en favor de los derechos LGTB. A raíz de las declaraciones de las autoridades policiales a medios como elDiario.es, el grupo tenía miembros en diferentes partes de la geografía española (cuatro en Barcelona, dos en Alicante y uno en Torrejón de Ardoz) y se dedicaba principalmente a la difusión de propaganda nazi, además de almacenar armas blancas y armas de fuego.

La documentación del caso recopilada señala a que alguno de sus miembros tenía pensado dar el salto a la violencia «para el año que viene planeamos iniciar la violencia armada en las calles», al tenor literal de lo expresado por uno de ellos.

Por si no fueran pocas estas amenazas, la policía encontró en los registros unas determinadas listas con matrículas de coches que el cabecilla atribuyó a políticos independentistas catalanes, así como con nombres de representantes de PSOE, Podemos y de diferentes miembros de la Fiscalía. Además, también hallaron una especie de manual para fabricar explosivos y bombas caseras.

La investigación arrancó en marzo de 2020 al parecer a través de una denuncia anónima en la cual se reportó la existencia de un grupo de WhatsApp con más de 100 personas llamado «NacionalDemocrata». Un grupo en el que participaban varios de los acusados y en el que continuamente se lanzaban soflamas y eslóganes ultraderechistas provenientes del Partido Nacional Demócrata. Desde entonces, la Policía Nacional ha estado detrás de los principales responsables de este grupo.

El Partido Nacional Demócrata no se encuentra registro en el Ministerio del Interior, por lo que se conoce poco de su estructura. Sin embargo, el cabecilla detenido asegura que son decenas de miembros por todo el país. Entre el material incautado, se ha encontrado un manifiesto del partido, cuyo logotipo es el águila nacionalsocialista con el yugo y las flechas, el símbolo del falangismo, donde debería estar la esvástica. Solo por este hecho podrían ser imputados por asociación ilícita.

El 11 de octubre de 2021 la sede del colectivo LGTBI Ponts d’Igualtat (Puentes de Igualdad) amaneció con una bandera LGTBI quemada, signos de quemaduras en la fachada y un papel en el suelo: el logotipo y el nombre del Partido Nacional Demócrata y un mensaje en mayúsculas. «Contra el separatismo y sus cómplices», decía. Resulta que el autor pertenecía, pues, a este grupo de Whatsapp, lo que aceleró la investigación policial.

En su declaración ante los policías, el detenido afirmó haber colocado esa propaganda, además de haber participado en una agresión a un hombre junto con ultras del Espanyol. También admitió ser el autor de las pintadas fascistas y nazis en la sede del partido político Podemos en el municipio Alcoi.

El cabecilla, un nazi de manual

Efectos intervenidos en los registros de la operación Ario. Autor y fuente: Policía Nacional
Efectos intervenidos en los registros de la operación Ario. Autor y fuente: Policía Nacional

José R.M sería el presunto líder de este partido neonazi clandestino, según las declaraciones policiales a medios como elDiario.es. Se trataría de un hombre de 56 años, detenido en el año 2000 en el metro de Barcelona por un robo.

Además de impulsar este grupo de Whatsapp (de nombre «Supervivencia en el monte») y hacer apología al fascismo en Internet a través de redes sociales y en otros portales, en una conversación intervenida por los investigadores el pasado mes de noviembre, por ejemplo, hablaba con una tercera persona no identificada: «Para el año que viene planeamos iniciar la violencia armada en las calles», dice, para añadir que «un fusil de francotirador faltaría».

Su interlocutor, no identificado por ahora, le da muchas posibilidades: «Las armas… las diseñamos y fabricamos nosotros. Soy ingeniero industrial y tengo experiencia en el diseño por ordenador y varios de mis compañeros de armas son expertos en química». La idea del francotirador le parece bien: «Contamos con fusiles de asalto subfusiles pistolas y grandes cantidades de explosivos… el fusil con silenciador y con un alcance de 2000 metros».

Entre los mensajes que compartían había numerosas referencias a sus intenciones supremacistas y neonazis: «Hay que limpiar este país», apuntaban, al mismo tiempo que arremetían contra minorías étnicas y sexuales y personas migrantes.

En esos chats también participaba Modesto R.P, quien estuvo en las listas electorales del partido Plataforma per Catalunya (PxC) en 2015, según ha informado el medio Metrópoli Abierta, una formación de extrema derecha disuelta en 2019 y cuyos cuadros y mayoría de militantes se integraron en Vox. A Modesto se le atribuyen todo tipo de mensajes, especialmente de corte racista: «Hay que llevarse por delante a estos perro (sic) moros y al fiscal de odio», dijo por ejemplo en una ocasión. Este es el detenido que guardaba en casa armas, propaganda neonazi y el citado manual de elaboración de explosivos caseros, ahora en manos de las autoridades.

Lionel R.G es otro de los detenidos, investigado en Francia por enaltecimiento al terrorismo por apoyar públicamente a Anders Breivick, el autor material de los atentados en 2011 de Utoya, Noruega, donde asesinó a 77 personas y que se ha convertido en un ejemplo del peligro del aumento de la violencia de extrema derecha. Lionel R.G. también tendría relación con grupos de extrema derecha franceses.

Lionel R.G. pasó brevemente por el partido político «Nosotros-Partido de la Regeneración Social», una formación de extrema derecha fundada por Óscar Bermán, exconcejal del PP de Palafolls, Girona, tristemente conocido por ser quien mandó a fregar a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

En cuanto al resto de personas detenidas, se encuentra un matrimonio de avanzada edad de Barcelona que se dedicaba a difundir mensajes de odio a través de las redes sociales. También se ha detenido a un vecino de Torrejón de Ardoz por, supuestamente, recibir y repartir propaganda de este Partido Nacional Demócrata. La Policía baraja la posibilidad de que estuviera presente en una de las concentraciones y actos de acoso protagonizados frente al domicilio de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar durante el año pasado, cuyo juicio acaba de arrancar.

Los políticos progresistas e independentistas bajo el punto de mira

En sus declaraciones policiales uno de los acusados aseguró que el objetivo del citado grupo de Whatsapp no era únicamente el de la difusión de propaganda fascista. «Organizaba viajes para desplazarse a Barcelona, con la intención de agredir a personas de corte independentista, motivado por su odio hacia ellos o hacia las personas de ideología de izquierdas», explica el atestado, al que ha tenido acceso elDiario.es.

Entre la lista de nombres que la Policía considera como posibles objetivos del grupo no sólo había independentistas y políticos de PSOE y Podemos. También había incluido fiscales como María Teresa Verdugo (fiscal delegada de delitos de odio en Málaga), José Javier Polo (fiscal en la Audiencia Nacional hasta que recientemente se pasó a la abogacía) o Jacobo Fernández (fiscal de criminalidad informática en Málaga).

Las autoridades policiales han declarado que, aunque la organización se ha desarticulado a tiempo, el peligro de violencia era real, especialmente en lo que respecta a las intenciones de Modesto R.P. y Lionel R.G. que, según la Policía, hacían «vigilancias para cometer algún tipo de acción que conllevaba riesgos, posiblemente de carácter violento».

«No es en absoluto descartable que la continuidad de sus actividades hubiera podido cristalizar en acciones concretas de ataque a nivel personal», declararon los agentes. Aunque no se concluye que el grupo tuviera una capacidad real de atentar, no descartan que esto se hubiera podido dar en un futuro, especialmente a raíz de la cantidad de armas requisadas. Por ejemplo, en la casa de Modesto R.P. se encontró un revólver «en perfecto estado de funcionamiento» con munición para una pistola del calibre 22.

Además, según el medio Vozpópuli, una de las intenciones era convertir la organización en un partido a la imagen y semejanza del nacionalsocialismo alemán.

Relación con Vox

En una exclusiva de elDiario.es, se ha desvelado que uno de los detenidos, José R.M., habría intentado acercarse a Vox, el partido de extrema derecha liderado por Santiago Abascal. Las relaciones del detenido con Vox se han deducido de dos contactos. En primer lugar, antes de empezar el registro en su domicilio en Alcoi, pidió a los agentes de policía que llamaran a un tal «David» para que le proporcionara un abogado. Este David, al tenor de las diligencias del caso, sería David Abad, el concejal de la formación en el Ayuntamiento de Alcoi.

Al parecer, David y el cabecilla del grupo se reunieron en abril de 2021 en una cafetería de Plaza de España, donde se citaron con dos miembros de la oposición venezolana para hablar de la situación política del país, y habrían intercambiado algunos mensajes y una llamada telefónica. Sin embargo, la Policía Nacional no ha podido deducir ninguna relación más de relevancia. Además, el concejal declaró cuando fue llamado por teléfono que «no conoce al detenido y que consecuentemente no va a recomendar abogado alguno para nadie».

En segundo lugar, mantuvo conversaciones con una mujer que fue en las listas electorales de Vox en Catalunya en las elecciones generales y municipales de 2019 y las autonómicas de 2021. Además, comparte grupos de Whatsapp (algunos administrados por él) donde hay militantes y simpatizantes del partido ultraderechista, por lo que se deduce que existen contactos entre ambos.

De estos mensajes, la Policía Nacional deduce que Lionel G.R. y él visitaron la sede de Vox en Barcelona el 13 de octubre 2021 después de haber acudido a la ciudad para asistir a la tradicional manifestación de extrema derecha que se hace todos los años el 12 de octubre por el Día de la Hispanidad en la montaña de Montjuïc.

El año pasado, a los pies de la estatua a Colón, en el inicio de las Ramblas de Barcelona, se congregaron alrededor de 200 personas, en una ofrenda convocada por la entidad de extrema derecha Somatemps, Unidad Hispanista y la Fundación Denaes, donde Abascal estuvo cobrando durante años sin hacer nada.

En un análisis de las redes sociales de las personas detenidas, se desprende que interactuaron en varias ocasiones con Vox, incluso con uno de sus dirigentes, Ignacio Garriga. Además, entre sus seguidores, hay cuentas oficiales de Vox, de partidos políticos y grupos neofascistas como Democracia Nacional, cuentas negacionistas y de teorías de la conspiración de la pandemia y de medios y periodistas de corte ultraconservador.

El peligro del terrorismo de extrema derecha

Las autoridades policiales siguen investigando el alcance real de la violencia de esta organización clandestina. Según la Policía Nacional, el grupo se encontraba en las primeras fases, que consisten en la difusión de propaganda, el adoctrinamiento, la captación de miembros y el señalamiento previo de objetivos. Queda todavía por esclarecer el alcance real de estas amenazas, lo que será decisivo de cara al proceso judicial.

Este no es el único caso en España en el cual se detienen a miembros de grupos neonazis que preparan atentados. El año pasado, se detuvo en Barcelona a dos neonazis que traficaban con drogas para conseguir dinero con el que financiar una «guerra racial» tras un año de investigación y de seguimiento de grupos y canales de mensajería instantánea donde se intercambiaban mensajes de odio y apología al fascismo y a la violencia.

Por desgracia, otros han llegado a atentar. A las innumerables vandalizaciones de sedes de asociaciones y partidos, destaca el ataque de la sede de Podemos en Cartagena con un explosivo, que se saldó con la detención de un conocido neonazi y toda una campaña de la extrema derecha para señalar el suceso como falso.

En España, el Programa sobre Radicalización Violenta y Terrorismo Global del Real Instituto Elcano ha alertado sobre el aumento del terrorismo de extrema derecha en los últimos años. «La amenaza del terrorismo de extrema derecha se ha incrementado más que notablemente a lo largo de la pasada década y en especial durante los últimos años», dice Fernando Reinares, director, en declaraciones para elDiario.es

Matthew Feldman, director del Centre for Analysis of the Radical Right, señala que, en la última década, «la justificación moral del terrorismo se ha vuelto mucho más común». Feldman señala la facilidad con la que se distribuye hoy en día propaganda extremista de derechas, incluyendo mensajes de odio racistas, xenófobos, homófobos y machistas. «La extrema derecha, a diferencia de otros tipos de extremismo, se sienta al lado y limita con las ideas ‘mainstream’ en los países de mayoría blanca y eso es un desafío al que nuestras sociedades se tendrán que enfrentar para siempre».

En el mismo sentido advierte el informe «De los Neocón a los Neonazis», de la Fundación Rosa Luxemburgo y coordinado por el periodista Miquel Ramos, advirtiendo también acerca de las redes institucionales que blanquean e ignoran el peligro de estos discursos y del terrorismo de extrema derecha. «El terrorismo neonazi es una auténtica amenaza», alerta el periodista en sus redes sociales.

El periodista ha alertado también acerca de una asociación policial que ignora deliberadamente este problema. «No disimulan lo más mínimo su sintonía con la extrema derecha. Reproducen sus consignas y hacen reverencias obscenas a sus líderes. Que un grupo de policías manifieste tan descaradamente su sesgo ideológico demuestra el nivel de podredumbre», declaró a través de su cuenta oficial en Twitter.

No es una cuestión únicamente de España. Departamentos de seguridad nacional de países como Estados Unidos o Alemania ya alertaban hace dos años del peligro de la radicalización y el auge del discurso de odio de estos grupos, que representan una de las principales amenazas para el país y que hacen peligrar la democracia. Amenazas a las que hay que sumar los crímenes de odio: ataques racistas, homófobos o con motivaciones políticas. El asesinato de Samuel Luiz es uno de los casos más recientes en España, pero no el único.

Sin duda, un problema grave ante el cual parece que las herramientas institucionales no son suficientes y donde existe una amplia gama de responsabilidades: desde los medios de comunicación que blanquean el discurso o dan voz a líderes nazis, pasando por las redes sociales y su amplificación del discurso radical, hasta los propios partidos políticos que acogen un discurso antipolítico y hacen más permeable el discurso de odio, así como la falta de herramientas educativas y policiales de prevención.

Enlaces y fuentes:


– Foto de portada: Revólver encontrado en la «Operación Ario». Autor y fuente: Policía Nacional
– elDiario.es: eldiario.es/comunitat-valenciana/policia-nacional-detiene-autor-ataque-local-lgtbi-alcoi_1_8698004.html
– Vía https://aldescubierto.org/2022/02/09/operacion-ario-desarticulada-una-organizacion-neonazi-clandestina-que-planeaba-atentar-contra-politicos-y-fiscales-2/

Comparte esta noticia

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cartel_promocion_asociacion_CUOTA_002-1.jpg
https://www.radiorepublicana.es/asociacion-cultural-de-amistad-con-radio-republicana/
A %d blogueros les gusta esto: