24 de enero de 2022

Radio Republicana

La otra postal navideña

Será Felipe VI quién ejecute, con su puño y firma, el destino de su padre, si no quiere ver comprometido su reinado. De momento, el monarca sólo pone en práctica un malévolo ejercicio de procrastinación

Piensa el Emérito que cuando regrese a España, nosotros todavía le estaremos soplando la mierda para que, a su llegada, se la siga encontrando fresca. En realidad, los españoles nos hemos cansado de soplar, aunque sólo sea porque ahora no nos lo permite la mascarilla. En cualquier caso, Juan Carlos y Sofía han tenido el detalle de enviarnos una postal felicitándonos las navidades, estas navidades pandémicas, difíciles y raras que no sabemos muy bien todavía cómo vamos a celebrar. Se observa por la postal que la Monarquía sigue en otro tiempo, en otra época, como si por ella no hubiera pasado la pandemia, las separaciones, los escándalos y todo el ruido y la furia de las obras dramáticas de Shakespeare. Todas las monarquías acaban asumiendo su naturaleza estática, inerme al paso de los años, una anomalía alejada de las vicisitudes de nuestro tiempo, o sea, un estorbo para el Estado.

Los reyes eméritos, junto a Pedro Sánchez y Ana Pastor. Fuente: Casa Real

Además de la postal oficial, desde Abu Dabi nos ha llegado otra mucho más mundana, deportiva y actual del Rey viejo, acompañado de los tenistas Rafa Nadal y Jordi Mollà. He aquí la foto buena, la postal de navidad que sí habla de un tiempo, de un aquí y un ahora, la felicitación auténtica, la de verdad, esa que nos explica de un modo mórbido y obsceno que la corrupción, el deshonor y el chalaneo han pasado a formar parte de eso que Hanna Arendt denominó la banalidad del mal. La postal nos habla de un viejo separado, con papada y fondón, acompañado de la muchachada, sonriente y trivial, que acude a saludar al abuelo y a preguntarle qué tal le va la vida y así en este plan. Son las élites y no el pueblo llano, finalmente, las que hacen del saqueo un gesto cotidiano.

“Pedro Sánchez ha abandonado su responsabilidad como Presidente del Gobierno delegando en el Jefe del Estado cualquier decisión sobre su padre”

Cuando los héroes legitiman a los ladrones, la vida se vuelve imposible. La monarquía española sigue siendo una monarquía militar. Pedro Sánchez ha abandonado su responsabilidad como Presidente del Gobierno delegando en el Jefe del Estado cualquier decisión sobre su padre. Aunque sea Sánchez quién deba retirar los honores al Emérito, lo que se evidencia es que la Monarquía no admite más democracia que la sangre. Así que será Felipe VI quién ejecute, con su puño y firma, el destino de su padre, si no quiere ver comprometido su reinado. De momento, el monarca sólo pone en práctica un malévolo ejercicio de procrastinación. Reina basculando sus palabras entre la duda y la vergüenza paralizantes.

Estas navidades, el Rey Emérito interpreta su penúltima obra. Ya sea en la realidad como en la ficción, los monarcas caminan a sus anchas en las tragedias como en las comedias. “Nadie fue tantos hombres como aquel hombre”, decía el maestro Borges de Shakespeare y aquí es oportuna que nunca la cita. Porque en esas estamos, querido y desocupado lector. La mirada del Emérito en Abu Dabi es la de un hombre con culpa y sin arrepentimiento, una especie de Ricardo II entre cuyas sienes, bajo una corona vacía, se ciñe también la muerte de la propia monarquía. Bien.

Por Víctor Guillot
Vía nortes.me

Comparte esta noticia

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cartel_promocion_asociacion_CUOTA_002-1.jpg
https://www.radiorepublicana.es/asociacion-cultural-de-amistad-con-radio-republicana/
A %d blogueros les gusta esto: