30 de noviembre de 2021

Radio Republicana

La Asociación Recuerdo y Dignidad publica un extenso artículo sobre la biografía de Vicente Borjabad Alguacil.


Mediante una amplia investigación se ha descubierto que el deportado soriano tuvo una importante participación en la ayuda a los exiliados españoles y en la resistencia francesa.

El pasado día 11 de noviembre, la Asociación Recuerdo y Dignidad entregó las pertenencias de Vicente Borjabad Alguacil, procedentes del campo de concentración alemán de Neuengamme y conservadas por los Arolsen Archives, a su familia. Su alianza matrimonial, las llaves de su casa, así como su reloj de bolsillo, una cadena y una tarjeta personal, fueron entregadas en un emotivo acto que cerraba la XV Semana de la Memoria Histórica y los Derechos Humanos Giulia Tamayo. Después de más de tres años de búsqueda, los objetos personales del deportado han sido devueltos a su familia, así como la recuperación de su historia.

Con las búsquedas en los primeros archivos, miembros de la Asociación Recuerdo y Dignidad ya comenzaron a asombrarse con la biografía de este soriano. Tras consultar en varios Archivos españoles como el Centro Documental de la Memoria Histórica, el Archivo del Ministerio del Interior, numerosos registros civiles, varios Archivos Histórico Provinciales, Archivos franceses, como el Servicio Histórico de Defensa de Francia o el Mémorial de l’internement et de la déportation Camp de Royallieu, han podido descubrir la biografía de una persona comprometida con la ayuda a los exiliados españoles y que posteriormente desarrolló un importante papel en la resistencia francesa a la ocupación nazi.

Vicente Borjabad. – RECUERDO Y DIGNIDAD.

Vicente Casto Borjabad Alguacil nació el 28 de octubre de 1888 en Matute de Almazán (Soria). Era el hijo pequeño de una familia de tres hermanos. Su padre, Lino Borjabad Tarancón nació en el vecino pueblo de Barca pero su profesión de maestro les hizo trasladarse de localidad. Su madre, María Alguacil Sanz, natural de Cubillejo del Sitio (Guadalajara) se encargaba de las tareas del hogar y el cuidado de la familia.

Vicente abandonó la provincia de Soria desde muy joven, puesto que ya con 24 años emprendió una exitosa carrera militar y policial. En 1916 ingresó en el Cuerpo de Investigación y Vigilancia, el equivalente a Policía, y sus ascensos se sucedieron rápidamente hasta convertirse en Subcomisario de la Comisaría General de Fronteras y Puertos de Barcelona.

Su carrera profesional se desarrolló en Cataluña, entre Barcelona y Girona y vivió la mayor parte de su vida en La Jonquera, donde conoció a su mujer, Adela, y a esta localidad regresó hasta su fallecimiento.

Estuvo realmente comprometido con el Cuerpo de Vigilancia y la Generalitat de Cataluña, hasta tal punto de ser un enlace de suma importancia en la ayuda a los exiliados republicanos españoles. Desde su puesto de mando y gracias a su conocimiento de las fronteras pirenaicas, pudo ayudar a cientos de españoles a huir del fascismo.

Tras la caída de Cataluña en 1939, Vicente Borjabad tomó el camino del exilio. Su destino fue Le Boulou, en los Pirineos Orientales. Allí le acogió la familia de su cuñado político, quién tenía una fábrica de tapones de corcho. Con la implantación de la Ley de Responsabilidades Políticas ese mismo año, fue dado de baja del servicio de Vigilancia.

Desde Francia es muy posible que continuase ayudando a los exiliados españoles, como así atestiguan los controles que le hacían a su mujer, Adela, las autoridades franquistas. Sin embargo, la actuación más relevante de Vicente en el país vecino fue su participación en la Resistencia francesa a la ocupación nazi. Formó parte del MUR (Movimiento Unificado de Resistencia) y se encargaba de los enlaces, la propaganda para la resistencia y la difusión de periódicos clandestinos, siendo uno de los mejores agentes del grupo de Boulou.
Sus compañeros de la Resistencia recalcan su honor y valentía.

Una vez establecido el gobierno de Vichy pasó por el campo de concentración francés de Rivesaltes y, aunque con la salud debilitada pudo salir del campo, a los pocos meses le detuvo la Gestapo. En junio de 1944 fue prisionero en la Ciudadela de Perpignan y posteriormente llevado a la prisión de Compiegne. A los tres días de su traslado a Compiegne fue deportado a un campo de concentración alemán, en Neuengamme. Muchos de los prisioneros de este campo fueron traslados al subcampo de Sandbostel, entre ellos Vicente Borjabad Alguacil, donde permaneció hasta la liberación del campo en abril-mayo de1945.

El paso por los campos del horror tuvo un coste irrecuperable para su estado salud, lo que le obligó a pasar un largo periodo de tiempo en el hospital hasta que pudo volver a su hogar.

Regresó a La Jonquera en septiembre de 1947 y aunque intentó recuperar su puesto en la Policía, se lo denegaron. En 1952 el Estado Francés lo reconoció como Resistente.

A partir de ese momento comienza a llevar una vida más relajada en La Jonquera, el lugar que lo acogió y que para él siempre fue su hogar. Allí murió el 17 de septiembre de 1957. Su mujer, Adela falleció al año siguiente y están enterrados juntos en el cementerio del municipio.

En la página web de la Asociación soriana Recuerdo y Dignidad se puede ver una publicación más extensa y completa que habla sobre la biografía de Vicente Borjabad Alguacil https://recuerdoydignidad.org/vicente-borjabad-alguacil/

Comparte esta noticia

A %d blogueros les gusta esto: