17 de octubre de 2021

Radio Republicana

Historias de cuando la tierra y el pueblo tenía conciencia

PRESENTACIÓN DEL LIBRO ‘EL TIEMPO ENSIMISMADO’, DE ANTONIO FERNÁNDEZ ORTIZ

A nuestro colaborador de Mundo Obrero, Antonio Fernández Ortiz siempre le gustó oír a la gente de su pueblo contar historias. Ayer le tocó relatarlas a él durante la presentación, por videoconferencia, de su última novela, El tiempo ensimismado, organizada por el Laboratorio de ideas para el Comunismo / Castilla La Mancha, de la mano de José Manuel Mariscal Cifuentes, que ha querido así para conmemorar la semana del Día del Libro.

Recuerda Antonio lo bien que contaba las historias su maestro republicano, que aún no sabe cómo salió vivo de seis condenas a muerte. Y las del mecánico que fue soldado en la república y arregla las bicicletas a los jornaleros para fueran a trabajar; cuando se juntaba con otros compañeros que combatieron por la República, Antonio se quedaba ensimismado escuchándoles mientras los chicos de su edad jugaban al fútbol. De ahí crecieron sus dos vocaciones que ha fundido en esta novela: la de historiador y la de escritor. Su interés por recoger historias de la gente no hacía más que crecer, así que se dedicó a ir registrándola con una grabadora para que no se perdiera.

Fruto de todo eso, desde Moscú, donde vive desde 1991 sin alejarse emocionalmente de su Cieza natal, escribió su primera novela Historias de Espartania (2008), sobre los relatos que recopiló de sus paisanos. También los de sus familia: los hermanos mayores de su padre se fueron a luchar al frente, volvieron derrotados pero se trajeron las armas. El abuelo ya tenía algunas en casa. Las enterraron envueltas en trapos untados con grasa, para que no se oxidaran, a la espera del momento en que volvieran a necesitarlas, porque la esperanza y las ganas de luchar por la justicia y los derechos nunca se pierden. Y ahí siguen, enterradas en algún lugar. Un primer libro en la que rinde homenaje a sus tíos, a su abuelo, a su maestro, a su pueblo y sus gentes.

Ahora acaba de publicar otra novela en esa misma línea, con algunos de sus personajes que reaparecen. Vuelve a estar ambientada en esa región, que ahora se llama Espartal. Eran unos tiempos en los que la tierra tenía conciencia en la que los jornaleros y trabajadores del esparto comunistas, anarquistas y sindicalistas se van a luchar para defender la República tras el golpe fascista. Pero vuelven. Todo se desarrolla en ese pueblo donde pasa la guerra, y con ella gente de muchos lugares, desde espías soviéticos al cargo del oro de Moscú, a Andrés Nin. Y con las miserias humanas y económicas que trae la guerra afloran los conflictos, la pulsión de la lucha, los celos, las envidias, las rivalidades por los linderos y también los usureros lascivos abusando del hambre de las mujeres jóvenes que no estaban a su alcance. “El mal y la violencia nunca es banal, es muy racional: tiene una causa y un motivo”, explicó el autor.

En su faceta de historiador, y desde sus tres décadas en Moscú, Antonio investigó sobre los espías soviéticos en España, de cómo trasladaron su conflicto entre troskistas y comunistas, qué hicieron aquí y cómo les pidieron responsabilidades a la vuelta a la URSS. Así levanta las paredes de su novela, entre la documentación histórica y ladrillos ficticios recreando todo a su antojo en el mundo fantástico de la novela.

El Laboratorio de ideas para el Comunismo / Castilla La Mancha nos cita para el próximo miércoles 28 en la presentación de la novela Feria de Ana Iris Simón a cargo de otro de nuestros columnistas, José María Alfaya.

vía mundoobrero.es

A %d blogueros les gusta esto: