3 de agosto de 2021

Radio Republicana

Adelante Sevilla pide «ímpetu» a Espadas para quitar 50 símbolos franquistas de ciudad: «El problema es Queipo»

El Grupo de Adelante Sevilla en el Ayuntamiento de Sevilla ha lamentado la «falta de ímpetu» del gobierno de Juan Espadas para cumplir con los compromisos marcados en materia de memoria histórica, especialmente con la realización del catálogo que recoja los elementos con referencias y simbología franquistas que quedan aún de la ciudad, paso previo marcado en la Ley de Memoria Histórica para su retirada.

De hecho, ya hay un listado con más de medio centenar de elementos o nombres de colegios y calles relacionadas con el franquismo que las asociaciones memorialistas y la formación de izquierdas le han hecho llegar al gobierno local, aunque el problema para su abordaje, según indica la edil de Adelante Eva Oliva a Europa Press, es que en él se menciona la tumba del general golpista Gonzalo Queipo de Llano en la basílica de la Macarena.

En este sentido, Oliva propone que Urbanismo, con personal propio, verifique el listado mandado por las entidades memorialistas y dé la orden de retirada. Al respecto, recuerda que, una vez hecho el listado, el Ayuntamiento habría de retirar las denominaciones o plazas que le corresponden e instar a otras administraciones o entidades privadas a hacer lo propio y, si no lo hacen, habría de remitir la situación a la Junta de Andalucía para que actuara.

«Realizar el catálogo no requiere mucho presupuesto, por lo que el problema no es el dinero, sino el no querer enfrentarse a la Iglesia», advierte, tras recordar que el Pleno de Sevilla ya aprobó su elaboración «hace mucho tiempo pero ha quedado dormido en los laureles». «Lo están demorando por Queipo», sentencia.

En el documento memorialista presentado al Ayuntamiento se refleja la existencia de hasta 54 restos de simbología franquista. De todos estos elementos serían responsables de su mantenimiento en la actualidad, según se indica, el Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía principalmente, aunque también habría elementos del Arzobispado, la Hermandad del Gran Poder o la de la Macarena, la Universidad de Sevilla, de Correos, del Ministerio de Hacienda o del Puerto.

Así, se menciona la existencia de 29 objetos con simbología franquista, como escudos falangistas en rótulos de calles o el águila franquista en otros elementos; una veintena de calles que permanecen con nombres franquistas y cinco centros educativos, como el CEIP ‘Lora Tamayo’, CEIP ‘Capitán General Julio Coloma’, CEIP ‘Vara del Rey’, CEIP Carlos Haya’ o el colegio público ‘Calvo Sotelo’.

En cuanto los nombres de la calles, se hace referencia al paseo Alcalde Marqués del Contadero, la calle Joaquín Romero Murube, José María Osborne, Ingeniero la Cierva, plaza Aviador Ruiz de Alda, avenida Alcalde Juan Fernández, avenida Cardenal Ilundáin, calle Luis Ortiz Muñoz, José Muñoz de Vargas, Conde de Gálvez, plaza Alfonso Jaramillo, barriada y plaza de San Gonzalo, calle Teniente Rodríguez Carmona, Manuel Bermudo Barrera o la avenida Manuel Siurot. En cuanto la barriada de San Gonzalo y la plaza de San Gonzalo, se explica como fue «rotulada en 1943 en honor de San Gonzalo de Amarante, un dominico portugués y el nombre de pila de general Queipo de Llano, impulsor de la construcción de la barriada».

Sobre los otros 29 elementos, junto a la tumba del general golpista Gonzalo Queipo de Llano y del auditor Francisco Bohórquez en la basílica de la Macarena, se menciona unos azulejos con escudo franquista en un banco de las Atarazanas, propiedad de la Junta; una lápida en latín en el patio del reloj del Rectorado de la Hispalense que citaría al dictador Francisco Franco como ‘Duce’; una lápida necrológica en «homenaje a los caídos en los frentes de guerra y los asesinados por los enemigos de Dios y de España» en el interior de la basílica de Jesús del Gran poder; un águila franquista en la arqueta de hierro fundido que se encuentra en el suelo de la avenida Carlos V, en la esquina con la avenida la Borbolla, perteneciente a Correos y otra de piedra parcialmente mutilada en el frontispicio de la dependencia regional de Aduanas e Impuestos Especiales, perteneciente al Ministerio de Hacienda.

También, apunta a un mural de piedra en relieve donde aparece un águila franquista en la fachada de la Junta de Obras del Puerto, farolas con simbología franquista en la barriada de Juan XXIII, una placa homenaje con símbolo falangista en la fachada de la plaza Ruperto Chapí, en uno de los patios del colegio de los Salesianos de la Trinidad un retablo cerámico dedicado a «los mártires de la nueva reconquista española», así como escudos falangistas en varios puntos de la barriada del Carmen de Triana. Por último, menciona en la barriada Felipe II rótulos en las calles con escudos falangistas o del sindicato vertical franquista en las calles Amores y Amoríos o Malvaloca y en las plazas de los Duendes o de los Galeotes.

Junto a todo ello, Oliva considera que tampoco se ha avanzado lo suficiente en otros aspectos, con una oficina de memoria con «muchas deficiencias, falta de personal, recursos y coordinación con el movimiento memorialista», a la vez que pide avanzar más en cuanto a las exhumaciones de víctimas de la Guerra Civil y del franquismo. «El Ayuntamiento da mucho bombo y platillo a lo que hace, pero queda mucho por hacer», sentencia, proponiendo, además, realizar rutas sobre memoria o abordar el tema en los colegios porque «hay mucho que contar.

Vía europapress

A %d blogueros les gusta esto: