22 de octubre de 2021

Radio Republicana

La última aventura en la que nos hemos embarcado desde Lumbre ha sido la organización de la Ruta en homenaje a Amalia Carvia en la ciudad de Cádiz. Para ello, hemos contado con la colaboración e imprescindible participación del investigador Manuel Almisas Albéndiz, autor del libro “¡Paso a la mujer! Biografía de Amalia Carvia”.

Conmemoramos a Amalia y su obra, cuando se cumplen 70 años desde su fallecimiento. Repasar la vida y obra de Amalia supone recorrer convulsos años en la historia de Cádiz y del país, desde su nacimiento (1861) y primeros años de vida, enmarcados en la Revolución Gloriosa y el Sexenio Democrático, hasta su muerte (1949) tras el golpe de estado fascista que acaba con la Segunda República. De su vida cabe destacar su papel como maestra laica y escritora, su defensa a ultranza de la república, y la incansable lucha y batalla por los derechos de las mujeres, que le llevará a ser parte activa y protagonista de diversos episodios fundamentales para entender la larga lucha feminista que llega hasta el presente.

LA RUTA

Gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Cádiz, se ha podido crear una ruta histórica de Amalia Carvia, que cuenta con 9 puntos en la ciudad, de los cuales 4 tienen una placa física en el callejero de nuestra ciudad. A continuación ofreceremos información desarrollada de dichos puntos, así como un mapa en el cual localizarlos.

1) C/ Hércules, 4.

Amalia Carvia nace el domingo 12 de mayo de 1861 en el número 4 de la calle Hércules, junto a la plaza del Mentidero en la ciudad de Cádiz, en el seno de una familia humilde donde el sustento lo trae su progenitor, Manuel, que trabaja como peón. De madre onubense y padre gallego, la familia, compuesta por cinco miembros tras los nacimientos de su hermano Manuel y su hermana Ana, vivirá en este domicilio hasta el año 1876.

Son años que se suceden convulsos en la historia política española, con el derrocamiento de Isabel II durante la Revolución de la «Gloriosa» en 1868 y la proclamación de la I República Española el 11 de febrero de 1873, con el consiguiente movimiento cantonalista de los republicanos federales. Es precisamente este contexto, acunada Amalia por voces gaditanas que hablaban de república y revolución, lo que la marcará ideológicamente hasta el final de sus días.

2) Arco del Antiguo Hospital Real. (Plaza del Falla).

El padre de Amalia, Manuel Carvia Carneiro, fue sirviente, con toda probabilidad, en el Hospital Real o en la Facultad de Medicina, tiempo durante el cual vivieron en la calle Hércules. Será en el año 1876 cuando le asciendan a portero, y por tanto, el domicilio de la familia se trasladaría a la casa portería de la susodicha Facultad en la antigua Plaza de Alfonso XII, junto al Hospital Provincial de la época. Amalia tenía en este momento 15 años, su hermano Manuel 13 y su hermana Ana, 11. Vivirán aquí hasta el año 1891, momento en que Manuel volvería a ser promocionado, esta vez como bedel.

A pesar del ambiente universitario que la rodeó tras esto, serían su hermana Ana y su hermano Manuel los que cursarían una carrera, al contrario que Amalia, a quien podemos considerar autodidacta en su formación cultural humanista y librepensadora. Será en esta época cuando se convertirá en ferviente seguidora de la poetisa y dramaturga, defensora de los derechos de las mujeres, Rosario de Acuña.

3) C/Puerto Chico, 1.

La primera actividad pública de Amalia fue en el Círculo Librepensador «Guillén Martínez» que se inauguró en marzo de 1887 tras el regreso de Fermín Salvochea del exilio. En ese Círculo, Amalia participó activamente en varias ocasiones leyendo poemas y trabajos en prosa sobre la mujer.

Escritora desde los 24 años, momento en 1885 en el que escribió una carta que le publicaron en Las Dominicales del Librepensamiento (Madrid), Amalia no dejaría de escribir poemas y narraciones cortas en al menos quince publicaciones de varias ciudades españolas durante 54 años, por lo que ha sido catalogada por muchos contemporáneos como «escritora». La profesora Mª Dolores Ramos la considera, junto a otras mujeres librepensadoras como Rosario de Acuña, Belén Sárraga o Ángeles López de Ayala, una de las escritoras olvidadas de la generación del 98.

4) C/Villalobos, 7.

Fue en esta casa en la c/Villalobos nº7, templo de la logia masónica «Regeneración», donde Amalia y su hermana Ana fueron iniciadas el 15 de mayo de 1887. Amalia llegaría al grado 3 o maestro masón, ejerciendo el cargo de «oradora adjunta» y «oradora» durante mucho tiempo. Sin embargo, no dejaba de ser un ambiente masculinizado para alguien con las inquietudes feministas de Amalia, de modo que en el año 1895 fundó la Logia Femenina de Cádiz «Hijas de la Regeneración», donde llegaría a ostentar el cargo de «Venerable Maestra».

A pesar de su necesidad de crear un espacio no mixto atendiendo al machismo de este tipo de círculos, es reseñable apuntar que en el año 1896 la nombraron miembro de la comisión ejecutiva de la Comisión Ejecutiva de la Asamblea Masónica de la provincia de Cádiz, hecho completamente insólito hasta el momento.

5) C/ Encarnación, 33.

En esta casa estuvo la administración del diario «El Socialismo», impulsado por Fermín Salvochea. Fue el primer medio gaditano donde donde vio la luz un trabajo de Amalia, 1887: la reproducción del discurso sobre la mujer leído el 1 de octubre de 1887 en el Círculo «Guillén Martínez».

6) C/ Rosario Cepeda, 10-12.

Mientras que «El Socialismo», «Diario Popular», «El Pueblo», «El Trabajo», cubrían, entre otros, el espectro político e ideológico de Amalia, donde fue una propagandista de ideas publicando artículos, es el «El Manifiesto. Diario republicano-progresista», cuya sede se encontraba en esta casa situada en la calle Rosario Cepeda nº 10-12, el primero en publicar las narraciones cortas de Amalia en 1890, demostrando una vez más que era «escritora».

Aunque su primera profesión declarada fue la de pintora autodidacta, pronto destacaría en la ciudad como profesora laica, publicista y escritora, participando en sin fin de círculos intelectuales, literarios, discursos y conferencias, destacando, por ejemplo, su participación en lecturas de poemas en entierros civiles de destacados republicanos y masones en el cementerio de San José.

7) Plaza Jesús Nazareno, 9-11.

En 1891 la familia se mudó al segundo piso de esta casa, y allí residió Amalia antes de marcharse a Valencia, donde viviría hasta el final de sus días. Coincidió que en los bajos se instalaron en los siguientes años la sede del nuevo «Círculo Librepensador» en febrero de 1896, del que Amalia era miembro de la Directiva; la Asociación femenina «Concepción Arenal», en 1897, y la redacción del diario obrero «El Trabajo» en 1899, donde colaboró en contadas ocasiones.

8) C/ Manuel Rancés, 26.

En el número 26 de la calle Manuel Rancés, Amalia y su hermana Ana acudieron muchas veces a visitar a la madre de Fermín Salvochea, Pilar Álvarez, mientras éste estuvo en prisión por segunda vez desde 1891. Amalia le dedicó bellas palabras en numerosas ocasiones, hablando de la «dulce amistad» que tuvo con Salvochea a lo largo de su vida. Siempre lo mencionó con gran admiración, y al final de su vida escribió un hermoso artículo donde se considero la hija espiritual de Fermín.

9) Plaza Viudas, 9.

Además, también se consideró amiga y admiradora del maestro republicano Vicente Ramírez Brunet, creador de lapionera «Escuela Pestalozziana» de Cádiz, que estuvo varios años situada en la Plaza Viudas, y cuyos postulados humanistas y progresistas siguió durante los más de treinta años que ejerció como maestra laica. Precisamente, uno de los últimos actos público de Amalia en Cádiz, fue su presencia en el funeral de Brunet, donde acompañó al féretro hasta el cementerio y leyó un poema en su memoria.

En 1900, Amalia decidió marchar de Cádiz y seguir a su hermana Ana que se había trasladado a Valencia varios años antes. Fue redactora de la prestigiosa revista en medios obreros y librepensadores La Conciencia Libre, que dirigía Belén Sárraga, y colaboró en la «Asociación General Femenina».En dicha ciudad se convertirá años después en una figura feminista y sufragista indiscutible, y en un referente político e intelectual cuando llegó la Segunda República, viviendo una segunda juventud lleno de reconocimientos. Falleció en Valencia en 1949.

Vía lumbrehistoria

A %d blogueros les gusta esto: