6 de mayo de 2021

La Voz de la Memoria

Terrorismo de ultraderecha a examen

El gobierno alemán ha tenido incluso que disolver una unidad de élite del ejército por sus vínculos con grupos neonazis en medio de confabulaciones para crear un grupo terrorista dentro de sus fuerzas armadas. “Es la mayor amenaza para nosotros”

Horst Seehofer

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es descarga-14.jpg

Con la conmoción aún en las retinas de los sucesos acaecidos en el Capitolio de Washington durante el día seis de Enero,  entramos a analizar no tanto las consecuencias de esa invasión intempestiva como sus causas. Creemos que conocerlas nos pueden llevar a encontrar soluciones o al menos un camino de vuelta de unos acontecimientos que nos dejan de sorprender por lo habitual en los últimos tiempos.

Es sorprendente que un país como EEUU, que tienen más (muchas más) muertes a manos de sus conciudadanos, blancos y supremacistas en su mayoría, que toma un rifle y se dedican a disparar a discreción que a atentados externos. Tenemos la cifra de  asesinatos imputados al supremacismo blanco de  78%, a grupos antigobierno un 16% y a extremismo islámico doméstico tan solo un 2%

Es decir, en USA mantienen un ejército y una Central de Investigación (CIA) cuyo cometido es afrontar enemigos exteriores, que traga una infinita cantidad de dólares combatiendo algo que no es para tanto mientras ha dejado crecer en su seno las ideas ultraderechistas que alimentan a los lobos solitarios (no tan solitarios como demuestran los sucesos del Capitolio y las masas fanatizadas que siguen a Trump)

Samuel Sinyangwe,  conocido activista afroamericano, escribió la noche de asalto en su cuenta de Twitter: “El terrorista que disparó llevaba una bandera del Apartheid en su chaqueta. Si un hombre musulmán llevara una bandera de ISIS, no pasaría ni el control de seguridad de un centro comercial“.

Es curioso cómo se tratan las noticias de los crímenes dependiendo del color de los asesinos y politizando de forma descarada la adscripción de los mismos. Si los tiroteos provienen de un supremacista blanco, enseguida la prensa le califica de loco, de problemático a nivel psiquiátrico y todas entendemos que es así. Si el tirador  tiene el color de piel oscuro y es, o suponemos que sea,  musulmán enseguida pensamos en atentado terrorista yihaidista. Nadie piensa en un loco solitario, esto ocurre tanto en EEUU  como  en Europa.

En una investigación noruega se comprobó  que en los 800 primeros artículos publicados tras la masacre cometida por Anders Breivik en 2011 no se mencionó la palabra terrorista: siempre se dijo que era un loco,  en la prensa y la televisión… mucho  nos tememos que para las personas que lo visionábamos, nada importó que él, repitiera hasta la saciedad que era un tipo normal sin ninguna anomalía psiquiátrica, cosa que fue avalada por los tribunales pero sí con una ideología clara: supremacismo blanco. Nazi/fascista de manual.

¿Dudó alguien de la normalidad mental de los asesinos del Charli Hebdó o de las Ramblas de Barcelona? ¿Tuvimos la más mínima duda de que se trataba de terroristas  yihaidistas politizados?

Esta diferencia debemos notarla e intentar solventarla porque cala en la población. Los “malos” son “ellos” los musulmanes que nos invaden. Los “locos” son los “nuestros” los blancos que toman un arma y disparan a inmigrantes, mexicanos, negros o musulmanes. Constatarlo no nos hará daño, al contrario.

A la hora de analizar ambos terrorismos -a partir de este momento, hablaremos de terrorismo ultraderechista o terrorismo yihaidista-  nos encontramos con una cantidad sorprendente de similitudes ideológicas.

El yihaidismo considera que Occidente pretende enterrar sus leyes islámicas y su cultura. Su odio se  basa en las invasiones e interferencias occidentales en Libia, Palestina, Irak, Afganistán, incluso Siria, además de la marginalidad en que se mueven los jóvenes en barrios marginales y bolsas de pobreza en las grandes ciudades donde se cimentaron como inmigrantes. Si analizamos la política occidental de los últimos años veremos que hemos dado argumentos de peso para la fanatización de las personas que han visto sus países y sus costumbres invadidas a sangre y fuego y utilizadas como meros peones en el ajedrez político mundial.

El islamismo radical considera que la mujer debe volver al hogar, taparse y olvidarse de los derechos que la corrupta sociedad liberal occidental le ha otorgado. Hace anatema del divorcio, aborto, feminismo, igualdad legal entre hombres y mujeres, considerando engendro del demonio cualquier forma de feminismo y de las leyes que nos protegen del maltrato o las violaciones sistémicas. No digamos de la homosexualidad que es caballo de batalla de todo islamista radical. El matrimonio igualitario, el derecho a una libertad sexual y de pareja es visto como la decapitación de la religión y la base de la cultura islámica. Anatema de Alá  al/la invertido/ Lapidación a la adultera…

Observemos ahora a la creciente base ideológica de ultraderecha, fanatizada en los últimos años por ideas conspiranoicas que, al principio nos daban risa, para ir ganando terreno y respeto –casi temor- conforme comprobamos su arraigo popular  convertidas en un populismo ultraderechista 2.0 que toma argumentos de la izquierda, en muchos casos, y valores de la derecha en una mixtura populista que parece ser fórmula de éxito.

Recuerdo perfectamente  la primera vez que escuché hablar del Plan Kelergi,  mi reacción fue hilarante por lo descabellada que me pareció. Fruto de locos, pensé. La realidad se confirma como que este supuesto plan ha tomado vuelo hasta arraigar en millones de mentes dando forma y color a diversos grupos  como Quanon .  Su origen está en un señor, Gerd Honsik, negacionista del Holocausto, perseguido por ello y  refugiado en España (como no, somos el paraíso para nazis y demás ralea) desenterró los escritos del filósofo de nombre impronunciable Richard Coudenhove-Kalergi, nacido en 1902. El genuino Kalergi, eraun  paneuropeista, que soñaba con  Europa unida en un mestizaje y mezclada con diversas razas, unificada por la justicia, la libertad  y la equidad. Gerd Honsk   descontextualiza textos de Kalergi  para configurar la teoría de que hay un plan mundial, que  como no, está  financiado por George Soros y sus secuaces para invadir Occidente por musulmanes y hombres de raza negra que fecundarán a las mujeres blancas como forma de colonizarnos con bebés moritos que luego serán esclavos de bajo coste en las empresas del señor Soros. Odian mezclar la raza blanca con las “impuras” aborrecen cualquier ideario igualitario e integrador como parte del plan maléfico que nos destruirá.

Reitero  que esas ideas llevaron a Anders Breivik  a disparar sobre los niños en la isla cercana a Oslo y soltar una bomba en la ciudad. Causó la muerte de 77 personas

En uno de sus  libro, Honsik (Breivik es un acérrimo seguidor de Honsik) reproduce textualmente varios párrafos de las obras de Kalergi -sacándolos de contexto- para demostrar que el diplomático “estaba a la cabeza de la conspiración que amenaza la subsistencia de los pueblos de Europa“. Este oscuro personaje“, escribe Honsik“proclamó que Europa sería dominada por una ‘raza aristocrática judía‘. Con tal fin, los europeos debían ‘ser cruzados’ con negros y asiáticos como si de animales se tratara“.

De este ‘cruce’“, se lee en el panfleto, “Coudenhove-Kalergi esperaba la consecución de una clase humana inferior fácilmente gobernable y sin carácter“.

La  mezcla de teorías conspirativas sin sesgo racional nos recuerdan con inusitada insistencia al panfleto que surgió en la Rusia zaristaLos Protocolos de los Sabios de Sión, que sirvió a Adolf Hitler como base a su antisemitismo con los resultados conocidos. Se culpa a una raza de los males que nos aquejan, se genera un odio racial y una violencia hacia el invasor y poco después llegarán las Noches de los Cristales Rotos y las razzias de los ghettos. Si me consideran exagerada prueben ustedes queridas lectoras/es a visitar alguna de las páginas donde se desarrollan las teorías conspirativas que han inspirado a los líderes ultraderechistas mundiales.

Todo esto que les cuento, a ustedes les hará gracia, como  me la hizo a mí en su momento, pero vayan buscando la ideología de los invasores del Capitolio, de Salvini, del mismo Trump, de Orban  y del resto de los adeptos a las conspiranoias islamófobas y verán que la risa se les cuaja en la boca.

Estas teorías descabelladas están siendo avaladas por “ilustres” intelectuales e ideólogos, algunos de ellos de un rojipardismo temerario. Son los  nuevos reaccionarios, entre los que destaca Éric Zemmour. (GlucksmannFinkielkrautPhillipe SollersHouellebecqRégisDebray, Jacques JulliardLuc Ferry…). Y como no, del “modernito” Diego Fusaro, adalid del rojipardismo más visceral.

Comprobarán que todos son intelectuales franceses, salvo Fusaro que es italiano. Por darles un ejemplo del tirón que tienen, Éric Zemmour, ha escrito un libro El suicidio francés, que vendió en los primeros tres meses alrededor de 500.000 ejemplares. En ese libro expone su anti islamismo,  similar en sus acusaciones con el irrisorio Plan Kalergi, además de lanzar diatribas encendidas contra el feminismo (el mal de la sociedad francesa) junto con lgtbi.  El mismo escritor publicó otro libro: El primer sexo (observen la ironía) explicando como las mujeres nos hemos masculinizado y feminizado al hombre que es arrastrado a la homosexualidad y a la blandenguería feminoide y con ello al fin de la raza blanca.

Éric Zemmour, aparece día sí día no en las televisiones francesas  -en la publica también- con altercados de alborozo para las audiencias que suben como la espuma ante las diatribas del tipo. Nacido en Argelia y de raza judía, por cierto. Uno de sus argumentos manidos es que el régimen colaboracionista de Vichy fue un mal necesario que “salvó” a miles de judíos. Dije que era intelectual…y bastante reverenciado en el país de la Liberté, Igualité y Fraternité. Sí, también el país  el de la Comuna. Sobra decir que la escorada Marian Melenchon (sobrina de Le Pen que le pasa por la derecha como un ciclón) le ha tomado como  alma gemela y director intelectual  participando con ella en conferencias y mítines. Al igual que Diego Fusaro, fenómeno mediático en varios países, no solo en Italia. Recordemos que a este último lo patrocinó en una de sus visitas a España, nada menos que Manolo Monereo, teórico comunista de renombre. Ya les hablé de un rojipardismo galopante…

Es evidente que el miedo ante el avance de una inmigración que nos retratan como imparable, de una llamada invasión de otras culturas y de la procreación mayoritaria de personas de otras razas, genera mecanismos de defensa que hace refugiarse en discursos de odio y xenofobia amparándose en la defensa de la cultura Occidental. Son premisas falsas en su totalidad porque la entrada de inmigración es mínima.  Los atentados yihaidistas que a partir de la invasión de Irak se han producido en el mundo Occidental así como la finalización de la Guerra Fría (el poder siempre necesita enemigos externos, a falta de rusos bien llegaron los islamistas), han exacerbado la violencia de esa ultraderecha irredenta bien dirigida y manipulada por líderes populistas sin escrúpulos.

Tal como hicimos con el yihaidismo, si analizamos la ideología ultraderechista nos encontramos con similares parámetros. Otra vez la mujer y el feminismo  es causa y motivo del declive occidental. La ultraderecha nos quiere en el hogar, al poder ser, sometidas y con la pata quebrada. Nada de divorcio ni de aborto. Nada de derechos y protección ante la violencia machista a cuyas leyes acusan de discriminar al hombre y querer sumirle en un aletargamiento de su masculinidad. No hablemos de los derechos lgtbi que son anatema para una gran mayoría de ultraderechistas.

No obstante se producen contradicciones curiosas en esta ideología, teniendo a los franceses de Le Pen y Melenchon, apoyando un laicismo muy francés sin óbice de que en el resto de los países europeos y EEUU, aboguen por una cultura cristiana, o lo que ellos entienden por cristiana, que va de los Tercios de Flandes (oh, Abascal y su disfraz) a las Cruzadas medievales.

No nos hemos extrañado visitando páginas de ultraderecha encontrar párrafos admirativos del “valor” de los yihaidistas. Y al revés…Ambas facciones defienden lo mismo, sin duda. Solo que sus consecuencias violentas son tratadas de diferente forma.

Hemos constatado que hay una tremenda infiltración de la ideología ultraderechista en las fuerzas de orden, el ejército y los servicios secretos de los países occidentales. Todas hemos visto, con perplejidad como la policía del Capitolio se hacía selfies con los invasores, y desde luego se nos representó en la cabeza que hubiera pasado si los asaltantes fueran de raza negra.

Hemos admirado la decisión de Angela Merkel ante la infiltración entre los soldados de elite del nazismo y como ha disuelto sin contemplaciones a la unidad, pero por desgracia pensamos que es una excepción. Una reciente investigación en Francia demuestra que  alrededor de un 70% de la policía francesa votaría al partido de Le Pen o Melenchon. Hace poco un juez confesaba a un amigo común después de discutir un poco que un 95% de sus compañeros votarían en las próximas elecciones a Vox y en  menor medida al PP…Por no hablar de las “cartas” y “manifiestos” que militares en activo y sindicatos policiales (JUSAPOL) realizan en  nuestro país.

Para corroborar la importancia de este terrorismo ultraderechista les aportaré unos datos: casi el 70% de los atentados y complots que ha sufrido EEUU en los primeros ocho meses del año están enmarcados en el “supremacismo blanco“, una categoría enmarcada en la extrema derecha. En estos ataques murieron 39 personas.

En los últimos cinco años, los atentados terroristas etiquetados como de extrema derecha han crecido un 320% en todo el mundo, de acuerdo al Índice Global de Terrorismo, uno de los indicadores de referencia en la materia y que elabora el Instituto de Economía y Paz (IEP).

Si en 2010 este tipo de terrorismo parecía durmiente, con apenas cinco ataques registrados por el organismo,  una década después esa cifra escaló hasta los 58 atentados en el año, siendo asesinadas 77 personas.

A finales de la década, incluso hubo más ataques terroristas en Occidente inspirados por la extrema derecha que por el terrorismo yihadista (17,2% frente a un 6,8%, respectivamente), según el informe.

Hubo un antes y un después del 22 de julio de 2011, cuando el ultraderechista noruego Anders Breivik hizo estallar una bomba frente a un edifico oficial en Oslo  adentrándose después en  un campamento juvenil del Partido Laborista para provocar una masacre. Como dijimos más arriba, Breivik, mató a 77 personas. A partir de ese momento los grupos terroristas tomaron vuelo y son hoy infinitos los que consideran a Breivik, un héroe digno de imitación. Por cierto, su abogado acaba de pedir la libertad para el reo, ya que ha cumplido la mitad de la pena.  Como vemos, no existe un Guantamo para la extrema derecha a pesar de la crecida criminalidad que posee.

Los atentados vinculados a la ideología de extrema derecha se intensificaron desde entonces: Christchurch (Nueva Zelanda, 2019), 51 muertos; El Paso (EEUU, 2020), 22 muertos; Hanau (Alemania, 2020), 9 muertos; Pittsburgh (EEUU, 2018), 11 muertos.

Con la pandemia de Covid 19 las teorías conspiranoicas se han  desatado, incluso hemos observado que “pensadores” de una izquierda radical se han pasado al rojipardismo de la conspiración mundial que nos esclavizará gracias a una vacunas (o mascarillas que nos llevan a envenenarnos sin dilación…(no se qué antídoto usan los cirujanos, dentistas y  personal sanitario que las han estado usando desde siempre)  que pueden inocularnos a través de los maléficos sistemas del 5G. Quizá la soledad, consecuencia del aislamiento pandémico, se ha cobrado victimas de cierto patinaje mental, lo cierto es que las disquisiciones sobre conspiraciones han sido constantes. Baste saber el dato de que en solo tres meses, un grupo de 34 portales conspiracionistas sobre la covid-19 consiguieron 80 millones de interacciones en Facebook, señala el informe de alerta de la ONU. Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud, tratando de proporcionar información verídica, solo consiguió 6,2 millones. La ultraderecha ha pescado en el río revuelto de esas cabezas llevando como máxima rebeldía el no ponerse mascarilla y desarrollar las más peregrinas teorías que tienen peso en mentes débiles o influenciables.

Por otro lado el incremento de facciones evangelistas con predicadores fanatizados y sin escrúpulos que banalizan la espiritualidad hasta límites hilarantes ante las que sucumben colectivos dependientes y frágiles emocionalmente, han llevado al paroxismo la histeria colectiva fanatizada en contra de cualquier movimiento social moderno, como el feminismo o los derechos lgtbi, ambos considerados por estos fanáticos religiosos como la encarnación del mismo Satán. Y no es ironía. En más de una ocasión he escuchado de los “fieles” evangelistas estas palabras: “la homosexualidad es un engendro del demonio, como el feminismo. Ambos son obra de Satán para destrozar la cristiandad”.

Estos predicadores, difundidos hasta el paroxismo por redes sociales y Youtubers, han calado con un mensaje racista, xenófobo, homofobo y antifeminista. Como ejemplo sirvan los resultados electorales en Brasil, donde Bolsonaro fue aupado al poder por la comunidad evangélica de su país que asciende a más de 70 millones de personas. La misma cantidad que votantes ha tenido Trump. 70 millones…

En nuestro país, se observa un calado de fanatismo en congregaciones donde se asientan gente de raza gitana, curiosamente  muestran una alta  inclinación por partidos de la ultraderecha como Vox. Sí, ¡gitanos votando a Vox! Hasta ahí llega el confusionismo mental.

Creo que banalizar con ironías sobre los dislates de estos grupos y sus líderes es un grave error que pagaremos caro. Claro que inspiran risa las teorías conspiranoicas del Plan Kalergi y del iluminado vestido con pieles y cuernos que fueron fotografía mítica de la invasión al Capitolio pero no convirtamos en anécdota lo que tiene visos de ser un drama. No olvidemos que pocas personas (de izquierda, con sus divisiones internas y de derecha democrática) tomaron en serio al cabo aquél que vagaba por las cervecerías austriacas con bigotillo y mirada estrábica. Y miren como acabó la cosa. Debemos pensar bien como poner coto y frontera a estas ideas terroristas de ultraderecha.

María Toca©

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-49254591

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-49244402

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-54719236

https://www.bbc.com/mundo/noticias-53045291

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-45841641

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-45841641

https://www.elconfidencial.com/cultura/2020-09-27/los-protocolos-de-los-sabios-de-sion-historia_2763051/

http://traian-romanescu.blogspot.com/2008/09/el-rumano-que-nunca-existi.html

https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2019-10-08/zemmour-francia-ideologias_2270056/

Desde lapajareramagazine

A %d blogueros les gusta esto: