17 de octubre de 2021

Radio Republicana

Llevan carbón al Arzobispado de Pamplona y critican los bienes inmatriculados por la Iglesia

Representantes de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro han entregado este martes carbón en el Arzobispado de Pamplona para denunciar los bienes inmatriculados por la Iglesia en la Comunidad Foral

Este martes, la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro ha entregado carbón al Arzobispado de Pamplona para reivindicar la devolución de todos los bienes inmatriculados por la Iglesia. La plataforma considera que los inmuebles escriturados a favor de la Iglesia son propiedad de los pueblos en donde se ubican.

Tal y como informa La Vanguardia, el acto ha comenzado con la llegada de cuatro personas vestidas de Olentzero y los tres reyes magos, que frente al Arzobispado, han desplegado una pancarta en la que se podía leer: «Mientras haya expropiación, os traeremos carbón».

También han mostrado otros carteles con mensajes como «Contra inscripción fascista, desamortización democrática» y «No podéis servir a Dios y al dinero».

Después de leer un comunicado en el que han recordado que «los obispos ya no pueden inmatricular a su antojo», pero «tampoco devuelven lo acaparado, que es casi todo», la persona vestida de Olentzero ha dejado dos sacos de carbón frente al palacio episcopal.

El citado medio concluye señalando que el acto finalizó con el canto de varios villancicos con las letras adaptadas para la ocasión, con estribillos como «Ande, ande, ande, el Arzobispado, ande que devuelvan lo que se han llevado» o «Roban y roban y vuelven a robar, los del Arzobispado nos vuelven a robar».

La Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro ha señalado que 2020 no ha sido un buen año ya que han tenido que reducir su actividad, suspender la asamblea anual programada para el mes de marzo y no se ha podido constituir el grupo de trabajo de inmatriculaciones de la FNMC.

En la web han ido incorporando las inmatriculaciones realizadas entre 1946 y 1998 y se prevé poder publicar próximamente las inmatriculaciones posteriores a 2007.

Según explica a plataforma, «disponemos de listados de las inmatriculaciones de 1946 a 2015, pero necesitamos las notas simples para tener un conocimiento cabal del volumen y detalle de los bienes apropiados por la Iglesia católica», que destaca que “lo más importante es que a estas alturas hemos exportado el problema que descubrimos en Navarra a todo el Estado y ya es algo imparable”.

Y añade que el Gobierno “oculta las inmatriculaciones de la Iglesia mientras negocia en secreto con la Conferencia Episcopal. Se niega a presentar en el Congreso la información sobre inmatriculaciones que posee desde febrero de 2018 y simultáneamente los obispos (Toledo y Burgos en las últimas semanas) publican unos listados de las inmatriculaciones realizadas en sus diócesis”.

“Mucho tememos que, con la publicación de un listado, sin duda parcial e insuficiente, la Iglesia y el Gobierno pretendan cerrar en falso el asunto y pasar página olvidando los 100.000 bienes apropiados por el episcopado”, zanja.

Llevan carbón al Arzobispado de Pamplona y critican los bienes inmatriculados por la Iglesia
Llevan carbón al Arzobispado de Pamplona y critican los bienes inmatriculados por la Iglesia

Los bienes inmatriculados desde 1946 pueden ser 100.000

Esquerra Republicana (ERC) y EH Bildu han registrado la semana pasada en el Congreso una proposición no de ley por la que piden al Gobierno que presenten al Congreso el listado de bienes inmatriculados por la Iglesia desde 1946, en un plazo de tres meses.

Además, piden también que se habiliten los mecanismos necesarios para que dichos bienes, que contabilizan en 100.000 en 74 años, sean recuperados por sus legítimos dueños en un plazo de seis meses.

Estos bienes inmatriculados indebidamente por la Iglesia católica se llevaron a cabo desde la promulgación por el dictador Francisco Franco de la Ley Hipotecaria que permitió a los obispos inscribir inmuebles y fincas sin aportar títulos escritos de propiedad.

Una norma franquista, la Ley Hipotecaria de 1946, es la que permitió a la Iglesia inscribir cualquier bien, excepto los templos destinados al culto, sin documentación, simplemente con la firma de un obispo, que actuaba casi como un notario. Pese a esa excepción, en los años ochenta se inscribieron numerosas iglesias y ermitas, según han podido averiguar Ayuntamientos y asociaciones que defienden el patrimonio.

En 1998 el Gobierno de José María Aznar permitió que también se inscribieran los templos. Este privilegio que estuvo en vigor hasta 2015, permitió que la Iglesia inmatriculase lugares como la Mezquita-Catedral de Córdoba, la Giralda, la Seo de Zaragoza o la catedral del Buen Pastor de Donostia.

En octubre de 2017, el Gobierno de Mariano Rajoy ordenó al Colegio de Registradores de la Propiedad que elaborara la relación de inscripciones de la Iglesia católica y un año después el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió a hacer público el listado.

Aunque mayoritariamente son construcciones de culto, como ermitas, cementerios o capillas también hay terrenos rústicos y edificios como rectorías, garajes o palacios.

Por Luna Izquierdo
Vía contrainformacion.es

A %d blogueros les gusta esto: