25 de noviembre de 2020

Radio Republicana

La Voz de la Memoria

NO, LOLA FLORES NO ERA UNA DE LAS NUESTRAS.

Ante la noticia acerca de la presencia de Lola Flores en la “Agenda 2021 Tributo a las Nuestras” editada por el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Jerez.

Sostenía Lola Flores en 1977: “Yo he vivido, como todos, con Franco y soy franquista. Nunca he entendido de política. Ahora es cuando empiezo a enterarme y no he encontrado nada que me convenza”. Recordaba Lola que Franco era muy serio pero que sonreía siempre que ella le cantaba o bailaba en aquellos “guateques y buffets” que el genocida celebraba en La Granja cada 18 de julio.

Con el genocida

Año tras año, Lola nunca dejó de atender las invitaciones para cantarle a Franco en el Palacio de la Granja y nunca dejó de sentirse franquista hasta la médula. En su casa, en lugar preferente, colocó una fotografía autografiada del dictador con dedicatoria a La Faraona. En una ocasión, llegado el momento en el que Franco pasaba a su lado, Lola Flores se puso a llorar como una Magdalena “por efectos de la emoción al verlo y porque yo estaba embarazada de mi segundo hijo”. Y en esa situación, el Caudillo le dijo, llamándola por el diminutivo de su nombre: “Pero, ¿por qué lloras, Lolita? ¡Si tú eres la alegría de todos…! Si acaso, quien debería llorar sería yo, que estoy lleno siempre de problemas…”. Lola Flores, por cierto, estando ante las cámaras de televisión se dirigió a la entonces primera dama, doña Carmen Polo de Franco, llamándola “La generalísima”, lo que a éste le provocó una espontánea carcajada.

Con la esposa del genocida

Decía Lola: “Franco me dio paz, y se lo agradezco en nombre mío y de mis hijos. En aquella época no había tanta delincuencia, ni tanta droga, ni tanto sinvergüenza haciendo desfalcos, porque esa es otra, yo cometí una negligencia, pero estos de ahora se han llevado el dinero a manos llenas”.

Veía Paco Umbral a Lola Flores como una de esas “hembrazas de la raza que se lo daban todo a la Patria (la Patria es un militar a caballo)”. El 18 de mayo de 1995, al día siguiente del fallecimiento de la artista, escribía Umbral una ácida necrológica en la última página de El MUNDO sobre Lola y sobre la España franquista que ella tan orgullosamente representaba, en la que podía leerse: “…he visto, a trasflor de tantas flores, en la noche faraónica, catacumbal y lacrimosa, el vivan las caenas, la charanga y la pandereta, el nacionalismo de castañuela y finolaína, todo ascendiendo, ritual, en el azul católico de España…”.

En muchas fotografías de la época podemos verla junto al genocida Franco, o con Carmen Polo, esposa del tirano, o con el yerno, Marqués de Villaverde; también con el golpista apologeta del exterminio del adversario, José María Pemán; con el franquista Álvaro Domecq; con el ministro secretario General del Movimiento, José Solís; y con el ultraderechista Fraga Iribarne.

Por todo ello, por sus cómplices palabras, y por servir de apoyo al franquismo, formar parte de él y medrar a su sombra, ante la noticia acerca de la presencia de Lola Flores en la “Agenda 2021 Tributo a las Nuestras” editada por el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Jerez, sólo nos resta responder lo siguiente:

NO, LOLA FLORES NO ERA UNA DE LAS NUESTRAS

A %d blogueros les gusta esto: