30 de octubre de 2020

Radio Republicana

La Voz de la Memoria

Suenan Timbres

Publicado por Jaime Cedano Roldan

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, convocó este domingo a un acto de reconciliación y de perdón con las víctimas de los hechos de violencia que ha vivido la ciudad en los últimos días como consecuencia de la represión oficial a las manifestaciones de rechazo a la muerte del ciudadano Javier Ordoñez a manos de la policía. Una patrulla lo detuvo en la calle y lo golpeó e inmovilizó con 17 descargas con una pistola eléctrica, posteriormente lo llevaron a la estación policial (CAI) donde fue golpeado salvajemente hasta matarlo. Este hecho produjo la indignación general y la gente salió alas calles a protestar con resultado de 13 muertos, más de 200 heridos y grandes destrozos en toda la ciudad. Acciones similares hubo en muchas otras ciudades. Desde la alcaldía se ha señalado que la policía ha cometido abusos y excesos e incluso la alcaldesa llegó a afirmar que se estaba cometiendo una masacre contra la juventud, denunciando que ella había ordenado que no se utilizaran armas de fuego. La policía no acató las órdenes de la alcaldesa y actuaron bajo el mando de la cúpula policial y del ministerio de defensa.

La alcaldesa de Bogotá convocó el acto de reconciliación para pedirle perdón a las victimas e invitó de forma muy especial al presidente Iván Duque quien no asistió a la ceremonia. El acto se realizó en la imponente plaza de Bolívar frente al edificio del ayuntamiento. El presidente no asistió y como testimonio mudo del desplante quedó la imagen de la silla que le habían asignado. Vacía.

La convocatoria del acto tuvo diversas interpretaciones, rechazos y apoyos. La idea más generalizada es que la reconciliación solo es posible tras un proceso de Verdad, Justicia y Reparación, y con garantías de no repetición. El viernes la policía y el ministro de justicia hicieron una comparecencia a los medios donde le pidieron perdón a los familiares del abogado asesinado, hecho que no significó que cesaran las acciones represivas violentas por parte de la policía. Tras el acto de reconciliación realizado por la alcaldesa en la plaza Mayor, llegaron a la misma varios centenares de manifestantes quienes realizaron una marcha pacifica por el centro de la ciudad. Al concluir la marcha y mientras abandonaban la plaza de Bolívar en forma pacífica y tranquila fueron reprimidos violentamente por parte de la policía.

La silla vacía es ahora un símbolo de la ausencia de autoridad presidencial y del desprecio del presidente Iván Duque por la ciudadanía y con las víctimas de la violencia policial. Algo natural, en este caso. La violencia policial indiscriminada es parte de la estrategia de la implantación en Colombia de la Dictadura Civil de los sectores más reaccionarios de la derecha uribista, las mafias de la corrupción y el militarismo guerrerista.

Adenda. Se cumplen hoy 43 años del Paro Cívico Nacional del 14 de septiembre de 1977 cuando hubo grandes movilizaciones en contra de la política económica del gobierno de aquella época presidido por Alfonso López Michelsen. El país se paralizó en aquella fecha y hubo grandes movilizaciones que fueron violentamente reprimidas con un saldo de muertos y heridos similar al que por estos días se han producido en Bogotá.

Sevilla, septiembre 14 de 2020

A %d blogueros les gusta esto: