30 de octubre de 2020

Radio Republicana

La Voz de la Memoria

No mientan más – Gobierno de Duque

Según el Instituo de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, en este año 2020 han sido asesinados 166 líderes populares, defensores y liberadores de la tierra, además de 36 firmantes de las Farc. Y si tomamos las cifras desde el 2016 cuando se firmaron los Acuerdos de Paz, suman casi 1000. Cauca, Antioquia y Nariño son los departamentos con mayor número de líderes y lideresas asesinadas. Los sectores más golpeados son el campesinado y los pueblos indígenas.

“Estamos viviendo tiempo de profundo dolor, pero seguimos en resistencia. El ejército acaba de asesinar a Abelardo Liz, periodista de nuestro equipo de comunicación de Corinto”, nos dice Dora Muñoz, comunicadora del pueblo Nasa en Cauca. Este es su testimonio.

Exigimos al gobierno nacional y sus medios de comunicación que digan la verdad frente al asesinato del liberador de la madre tierra Ernesto Rivera y del comunicador indígena José Abelardo Liz, quienes se encontraban en el lugar de los hechos defendiendo y cumpliendo uno de los puntos de la plataforma de lucha del CRIC “Consejo Regional Indígena del Cauca”

Esto ocurrió el día 13 de agosto de 2020, donde el ejército, policía, carabineros y el ESMAD “Escuadrón Móvil Antidisturbios” nuevamente llegan al punto de liberación de la madre tierra en Corinto para desalojar a la comunidad liberadora, en cual minutos más tarde el ejército dispara indiscriminadamente y asesinan al liberador y comunicador indígena dejando otro liberador herido.

Ese día no hubo enfrentamientos entre el ejército y la guerrilla, ese día, fue el ejército nacional (supuestamente cuidador de la patria) el único responsable de estos asesinatos, porque ellos dispararon directamente contra la comunidad que se encontraba luchando y resistiendo.

Abelardo liz comunicador indígena del tejido de comunicaciones We´jxia Kaa´senxi “La Voz Del Viento” del resguardo de Corinto, asesinado por el ejército nacional, ese día se encontraba realizando la labor que más le apasionaba hacer (caminar la palabra para comunicar la verdad), y fue impactado por una bala que le propino la muerte minutos más tarde; su única arma era la cámara filmadora, un trípode y una grabadora de voz.

Aquí la verdad de los hechos



La comunicación indígena es un derecho ancestral y por eso EXIGIMOS RESPETO

QUE COMUNICAR LA VERDAD NO NOS CUESTE LA VIDA

Tejido We’jxia Kaa’senxi «La Voz Del Viento» resguardo de Corinto

A %d blogueros les gusta esto: