1 de noviembre de 2020

Radio Republicana

La Voz de la Memoria

Discurso de abdicación de Felipe VI

Javier Durán le propone al rey este discurso, escrito con las palabras exactas que ha utilizado el rey emérito en sus intervenciones más emblemáticas.

Su Majestad, le supongo un hombre ocupado, y más en estos momentos de gira de promoción por toda España. 

Como imagino que no habrá tenido tiempo para escribir su discurso de abdicación como Rey de España, me he tomado la molestia de hacerlo por Su Alteza, tómelo como un último servicio de un siervo a su monarca.

Lo he escrito con las palabras exactas que ha utilizado su propio padre, el rey emérito, en sus discursos más emblemáticos. 

Creo que es de justicia; si con Juan Carlos I empezó todo, también todo debe acabar con él. 

El círculo de la vida, “Corinna Matata”.

DISCURSO DE ABDICACIÓN DE FELIPE VI

Al dirigirme a todos los españoles con brevedad y concisión, en las circunstancias extraordinarias que en estos momentos estamos viviendo, pido a todos la mayor serenidad y confianza.

Me acerco a todos vosotros esta mañana a través de este mensaje para transmitiros, con singular emoción, una importante decisión y las razones que me mueven a tomarla

Con respeto y gratitud, quiero recordar la figura de quien durante tantos años asumió la pesada responsabilidad de conducir la gobernación del Estado. 

Su recuerdo constituirá para mí una exigencia de comportamiento y de lealtad para con las funciones que asumo al servicio de la Patria. 

España nunca podrá olvidar a quien, como soldado y estadista, ha consagrado toda la existencia a su servicio. 

El Generalísimo Franco, que me precedió en la Jefatura del Estado.

[Igual puede eliminar este último párrafo de su padre loando al dictador, igual es muy políticamente incorrecto]

Estos difíciles años nos han permitido hacer un balance autocrítico de nuestros errores y de nuestras limitaciones como sociedad. Es una crisis que está llamada seguramente a modificar hábitos y comportamientos económicos y sociales.

Junto a la crisis económica, me preocupa también enormemente la desconfianza que parece estar extendiéndose en algunos sectores de la opinión pública respecto a la credibilidad y prestigio de algunas de nuestras instituciones

Cuando se producen conductas irregulares, que no se ajustan a la legalidad o a la ética, es natural que la sociedad reaccione. 

Todo ello ha despertado en nosotros un impulso de renovación, de superación, de corregir errores y abrir camino a un futuro decididamente mejor.

La capacidad y el vigor de las instituciones y la libertad de expresión aseguran siempre que la corrupción no pueda prevalecer en un régimen democrático.

Afortunadamente, vivimos en un Estado de derecho, y cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada con arreglo a la ley. 

La Justicia es igual para todos. La Ley es igual para todos.

Pero existen unos deberes inexcusables de ejemplaridad para quienes tienen responsabilidades públicas, estas explican que determinados comportamientos de corrupción hayan levantado sentimientos de justa inquietud e indignación porque, con el mal ejemplo que suponen, erosionan la convivencia y relativizan el valor moral de la democracia. 

Necesitamos rigor, seriedad y ejemplaridad en todos los sentidos.

TODOS, sobre todo las personas con responsabilidades públicas, tenemos el deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar.

Debemos seguir corrigiendo con firmeza los abusos que se han cometido.

El Rey es el primer español obligado a cumplir con su deber y con estos propósitos. 

Lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir.

Por todo ello, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles… he decidido poner fin a mi reinado y abdicar la Corona de España.

Yo sé bien que los españoles comprenden mis sentimientos en estos momentos. Pero el cumplimiento del deber está por encima de cualquier otra circunstancia. Esta norma me la enseñó mi padre desde niño, y ha sido una constante de mi familia.

Hoy comienza una nueva etapa de la Historia de España. 

Es preciso fomentar el ejercicio de grandes valores y virtudes como la voluntad de superación, el rigor, el sacrificio y la honradez. No caben actitudes individuales ni colectivas de indiferencia ni de egoísmo. Nada que valga la pena se consigue sin renuncias y sin entrega.

Una sociedad libre y moderna requiere la participación de todos en los foros de decisión, en los medios de información, en los diversos niveles educativos y en el control de la riqueza nacional.

Confío en que todos sabremos cumplir la misión en la que estamos comprometidos. Si todos permanecemos unidos, habremos ganado el futuro.

España lo merece y lo necesita.

¡VIVA ESPAÑA!

Fdo.: Su ExMajestad el Rey

Don Felipe VI (¿y último?)

Firme sobre la línea de puntos, por favor.

Si, además, quiere ahorrar más bochornos a su descendencia, proponga al Gobierno cambiar la Constitución para acabar, de una vez por todas, con esta fallida dinastía Borbónica en España. Muchos españoles le cantarían por Rosendo Mercado (este sí, un referente moral): Prometo estarte agradecido.

Javier Durán. redaccion@lamarea.com
A %d blogueros les gusta esto: